viernes, 16 de septiembre de 2011

El flúor, el agua destilada y el despertar de conciencia…


Voy a empezar este post pidiendo perdón por el título…
Bueno, no… ¡no voy a pedir perdón! Voy a explicar, sin más, que es un recurso, como otro cualquiera, para intentar atraer la atención de los posibles lectores. O más bien de los “imposibles”, aquellos que tendrían la intención de pasar de largo.
Y es que no sólo importa lo que se cuenta sino también cómo se cuenta(si lo que se pretende es atravesa la barrera hipnótica creada por Mátrix para adormecer las mentes), ya que mi objetivo es que alguien lea lo que tengo para decir, porque se trata de algo que puede estarnos afectando a todos sin que nos enteremos.
Además, aunque parezca un poco forzado en principio, el flúor, el agua destilada y el despertar de conciencia están bastante relacionados… por lo menos en mi caso.
Y es que, al igual que muchos de los lectores de este y otros blogs que se han creado para contribuir a lo que se ha dado en llamar el proceso de despertar, me estoy enterando de un montón de cosas. Tantas, que son demasiadas. Y es que cuantas más respuestas encuentro, más y más preguntas se me  plantean(tengo la impresión de que me estoy convirtiendo en una fábrica de elaborar preguntas). ¡Pero me centro de una vez…!

Todo empezó cuando hace poco más de un año tomé conciencia de que he estado más de 20 años consumiendo agua fluorada sin saberlo…

Primer paso de mi toma de conciencia

Sucedió que, entre los muchos temas del proceso de despertar, estaba el de conocer de verdad los efectos del flúor en el organismo.
Los lectores de este post que todavía no sepan nada de los efectos  deletéreos (dicho de manera que no impresione tanto) ovenenosos (dicho sin anestesia) del flúor, no entenderán mucho de lo que voy a contar a continuación, así que  les recomiendo  que primero visiten el post  elaborado por mi compañero Guy Fawkes y publicado en este mismo blog el 30.07.10 Deja de ingerir o utilizar fluor, ¿sabías que te estupidiza?
Aquellos lectores que ya sepan de qué estamos hablando, pueden seguir adelante en el hilo de lo que estoy contando… En dicho post aparece el siguiente párrafo:
La fluorización… “es el fraude más grande que se haya perpetrado y que ha sido perpetrado al mayor número de personas”, según el profesor y doctor en microbiología Albert Schatz, descubridor de la estreptomicinaAfortunadamente, el 98% de los países de Europa occidental han rechazado la fluorización del agua: Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajo y Suecia. [PERO NO ESPAÑA].
Leer esto: “Pero no en España”, fue lo que me llevó a querer saber más…
Para ello, se me ocurrió visitar la web del servicio municipal encargado de la potabilización y abastecimiento de agua en la zona geográfica donde vivo. Y la respuesta a mi pregunta me llegó rápida y muy gráficamente (quien quiera lo puede comprobar igual que yo, (pinchando en este enlace, y entrando por Potabilización, Ver proceso, Paso 6, Animación).Proceso de potabilización cuyo paso número 6, consiste en la adición de cloro, sosa y flúor.                                                           
Con respecto a la fluoración, vemos que en la web de AMVISA se da la siguiente explicaciónLa fluoración no es un proceso de la potabilización propiamente sino un  complemento añadido que provoca un efecto positivo. El aporte de flúor previene las caries dentales creando una capa que cubre nuestro esmalte y lo protege contra ataques externos.

Segundo paso de mi toma de conciencia, y consecuente acción:

Una imagen vale más que mil palabras… así que la visita a la página de AMVISA, y la información rotunda que ella me aportaba respecto a mi consumo inconsciente de flúor, supuso que quisiera saber más:  ¿desde cuándo se estaba llevando a cabo la fluoración del agua en mi comunidad autónoma?
La siguiente acción consistió en ponerme en contacto por correo electrónico con el servicio municipal de aguas para que informaran sobre la normativa que regulaba el tema
La respuesta fue rápida y clara:
De acuerdo con la consulta formulada a AMVISA, te comento que el RD 140/2003es el que establece los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo. Las comunidades autónomas tienen competencias para adaptar estos criterios a través del Departamento de Sanidad.
 En cuanto al tema de la fluoración según la OMS (1.969), la fluoración es la adición controlada de compuestos fluorados al agua destinada al abastecimiento público, con el fin de darle una concentración de ion flúor suficiente para prevenir eficazmente la caries dental, respetando en todo caso los criterios que se refieren a las condiciones de potabilidad del agua distribuida a la población.
El Decreto 49/1988 de uno de marzo obliga a la dosificación de flúor a los abastecimientos a partir de 30.000 habitantes desde 1988
Se adjuntaba, en pdf, la normativa citada: el Decreto 49/88 del Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco sobre fluoración de aguas potables de consumo público.

Haciendo un cálculo sencillo, descubrí en ese momento que llevaba más de 20 años de consumo de agua envenenada con flúor

Como se podrá entender, mi nivel de consciencia al respecto se fue haciendo cada vez más definido… Y por eso decidí continuar

Tercer paso de mi toma de conciencia: nueva acción

La acción correspondiente al tercer paso de mi toma de conciencia está recogida en un post que publiqué en este mismo blog fechado en 06.02.11. Intenté que laOrganización de Consumidores y Usuarios (O.C.U.) se posicionara respecto a un tema, como este, crucial, de un alcance nacional que desconocemos, en la medida en que no sabemos cuántas son las comunidades autónomas que llevan a cabo este proceso.
En este post La Organización de Consumidores y Usuarios (O.C.U.) y la defensa de los intereses… ¿de quién? se recoge lo sucedido con mi intento. En síntesis: que tuve que insistir durante dos meses con mails y llamadas solamente para que la OCU se dignara responder… ( y eso siendo socia desde hace más de 16 años). A día de hoy, a pesar de lo que dicen en su respuesta, ¡¡no ha habido la menor mención de que el temazo de la adición de flúor al agua interese a la OCU lo más mínimo!!

Cuarto paso de mi toma de conciencia: pasar información para tratar de unir fuerzas

Este cuarto paso de mi acción ha consistido en distintas acciones dirigidas a informar a otras personas  sobre el  tema: elaborando el post que se recoge en el apartado anterior, hablando, mandando la información recolectada hasta el momento, etcétera. Distintas personas se interesan, pero no pasa nada más… A decir verdad, lo único que pasa es el tiempo (y eso que no existe).
Pero todo lo demás sigue igual: La OCU sin contestar, AMVISA añadiendo flúor al agua, y yo intentando ver cómo puedo cambiar esa parte de mi realidad que no me gusta en absoluto.

(Tengo que reconoceros que el hecho de que me envenen sin mi consentimiento, y encima me cobren por ello, lo llevo mal, por eso decido seguir adelante…)

Quinto paso de mi toma de conciencia: un cambio cualitativo

Por fin… ¡comprendo que no voy a poder cambiar el mundo!  Así que decido cambiar de táctica, y rebajar mi nivel de ambición: me conformo (por el momento) con que el mundo no me siga cambiando a mí (atontándome y calcificándome la pineal). Admito que no puedo hacer que deje de llover, pero puedo comprarme un paraguas. Es decir, decido ¡generar mi micro-realidad!
Es posible que, visto desde fuera, este parezca el paso más sencillo, pero no lo ha sido. Porque justo en este punto es donde he tropezado con mis propias y sólidas ¡CREENCIAS LIMITANTES!… aquellas que se han solidificado sobre los demás y su forma de reaccionar, y la cuasi imposibilidad que que eso cambie. Y es que, en la realidad de uno suele haber también OTROS…  Y es que en la mía, esos otros resultan ser de una rigidez pétrea a cualquier cambio de enfoque, innovación, alteración de las rutinas, etcétera. Así que me armo de santa paciencia, y defino que si no quiero levantar sospechas, recelos o resistencias, lo de generar mi propia realidad lo tengo quehacer suavemente y con mucho ingenio (como diría la Tabla de la Esmeralda)
Por eso, a día de hoy, me encuentro como niño con zapatos nuevos. Me ha costado meses, pero lo he hecho: ¡he generado la realidad que quería! Es decir, acabo de estrenar mi destiladora, una como esta que aparece en la foto. Una destiladora que me va a dejar el agua “como nueva”, porque aparte de quitarle el maldito flúor, le va a quitar un montón de cosas más, de las que no tendrían por qué estar ahí.

Sexto paso de mi toma de conciencia: seguiré intentando cambiar el mundo

Pues sí, a pesar de todo, mi idea es seguir intentando cambiando el mundo… Tanto en este como en otros aspectos que no me gustan. Y por eso hago este nuevo post, porque tengo la esperanza de que, quizá a partir de él:
  • Más personas que se enteren de que pueden estar consumiendo flúor sin saberlo, y de que el flúor no es precisamente lo mejor que podemos consumir (contrariamente a lo que nos quieren hacer creer)
  • Que alguien de AMVISA o de otro servicio de aguas, o de un laboratorio, que no sabía nada hasta ahora, empiece a querer saber más, y comience una acción por su cuenta
  • Que alguien de la OCU o de una Consejería de Sanidad, o un primo, o la novia, de un@ que trabaja en la OCU, en Sanidad, o que tiene alguna relación con el tema de aguas, se entere, y se lo comente a ese conocid@ o pariente que trabaja en…
  • Que así se siga haciendo una cadena de personas conscientes, activas, interesadas… en cambiar los aspectos de la realidad que nos les gustan por otros que sí les gustan.
Y ahora que llego al final de esta historia, me doy cuenta de que el título del post está muy bien puesto. Y que ha dejado de ser un recurso estilístico. En realidad ha sido él quien me ha guiado, cambiando la dirección en la que se dirigía…
Yo iba a hablar de las bondades del agua destilada, pero creo que este tema se va a quedar para una segunda parte. Al final, este post está dedicado a mostrar la forma en que actúa la toma de conciencia: seleccionando un aspecto de la realidad en el que ponemos nuestra atención e interés. Y cómo ello nos lleva a modificar nuestras rutinas y hábitos, e incluso la forma en la que nos relacionamos con nosotros mismos y con lo que nos rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada